eHealth: Tecnología, Información y C de Creatividad

ehealth-creatividad-tecnologia-evoluziona-group.jpg

Por: Marita Zambrana/Strategic Project Manager.

La tecnología y la ciencia avanza a pasos agigantados, la creatividad debe estar a la altura para crear herramientas útiles, que beneficien al paciente y su entorno. La tecnología per se no servirá de nada si detrás no se tiene un concepto creativo sólido. Por lo tanto ¿por qué no cambiar la C de comunicación del acrónimo TIC por la C de Creatividad?

La tecnología ha llegado para quedarse y revolucionar (aún más) nuestras vidas, ha cambiado nuestra forma de comunicarnos, informarnos y como no podía ser menos hasta la forma en como cuidamos nuestra salud.

eHealth o eSalud, ha cobrado mucha popularidad los últimos años, si nos referimos al concepto más que el término en sí, podemos viajar 20 años atrás a 1998 cuando la Organización Mundial de la Salud reconoció la importancia de internet y su potencial impacto en la salud a través de la promoción de productos médicos.

Actualmente la tecnología nos ha facilitado una gran gama de beneficios, desde medir el nivel de oxígeno en nuestra sangre o informar sobre un tratamiento de cáncer a través de gafas de Realidad Virtual. En un futuro, llegaremos a tener dispositivos que estén directamente conectados con nuestro centro médico y puedan lanzar alertas si nuestra salud corre peligro.

La tecnología está al alcance de todos, el 92% de la población entre 16 y 60 años, tiene acceso a los teléfonos móviles (según estudio ‘Mobile life’ de TNS).

En España el 81%  de la población tiene un Smartphone (según informe Google Consumer Barometer Report', 2016) y son los españoles los europeos que más utilizan el teléfono móvil para acceder a internet (informe Eurostat, 2016).

Una pequeña muestra de que la eHealth está cambiando nuestra manera de entender la salud son los datos sobre la intención de uso de alguna de estas herramientas de eHealth. Según un estudio de Katar TNS, más de la mitad de los españoles afirma que tiene interés en usar apps que midan aspectos de su salud.

Este tipo de apps constituyen la tercera categoría con mayor crecimiento (97.000 apps relacionadas con salud) después de los juegos y utilidades (estudio del IMS Institute for Healthcare Informatics).

En este auge de innovación tecnológica en la salud nos encontraremos con muchos proyectos, unos mejores que otros, pero ¿cómo se articula la tecnología a las necesidades reales? La fusión perfecta entre tecnología, información y sobre todo creatividad, nos permitirá crear soluciones para los pacientes o implantar campañas de comunicación efectivas.

El gran diferenciador en un universo de proyectos de eHealth es la creatividad, la cual hace que esta tendencia cobre un nuevo sentido y permita cumplir objetivos relevantes.

Para que un proyecto sea destacable, la creatividad debe permitir: solucionar necesidades, empoderar al usuario, modificar hábitos y conductas, almacenamiento ‘inteligente de datos’ y en el caso de la mHealth debe permitir también el cambio de relaciones y procesos; y monitorización.

Un proceso creativo para desarrollo de proyectos en eHealth constará de 7 pasos clave:

1. Entender el problema/necesidad: es importante razonar sobre el problema, investigar el contexto e interiorizar los objetivos.

2. Investigación y búsqueda de información: documentarse sobre tema en concreto, entender términos, procesos, el sector en sí. Buscar información, datos y ejemplos de tendencias.

3. Análisis de herramientas: Detectar herramientas tecnológicas que se pueden adecuar mejor al proyecto y conocer sus ventajas y desventajas tanto de implementación de software como las del hardware en sí.

4. Creación y generación de ideas y conceptos: anotar, dibujar y comentar todas las ideas que vienen a la mente que podrían solucionar ese problema.

5. Selección de las ideas más adecuadas: luego de un amplio abanico de ideas, se contextualizan y se analiza la viabilidad de cada una de ellas,  seleccionando las más adecuadas al proyecto.

6. Materialización de ideas: es importante que esas ideas sean plasmadas o ‘materializadas’ digitalmente (imágenes, montajes, ilustraciones, presentaciones, etc.) de modo que sirvan para simular una posible realidad de puesta en marcha del proyecto.

7. Evaluación y contraste: una vez ‘materializada’ la idea se vuelve a hacer un análisis y crítica, depurando posibles errores o incoherencias, ajustado así el proyecto a su objetivo final.

En una batalla donde se ponen en juego muchos recursos, la apuesta por desarrollar un proyecto en eHealth siempre deber ser meditada. Aunque es evidente que el camino hacia ese terreno debe empezar cuanto antes, estar acompañado de un equipo creativo potente es vital para obtener los resultados deseados. 

www.evoluzionagroup.com