Seguridad psicológica en las empresas, el incentivo más valioso.

 
seguridad-psicologica

Por Lucía Medín

Las preferencias laborales han ido evolucionando mucho con el paso de los años. Desde conformarse con trabajar en un entorno con una seguridad mínima a cambio de un sueldo hasta ahora, que cada día nos importa más qué tipo de empresa escogemos, cuáles son sus beneficios, cuál es su misión y sobre todo, como trata a sus trabajadores.

Los niveles de percepción de seguridad también han cambiado. Primero buscamos que nuestras necesidades básicas estén satisfechas, después valoramos el entorno de trabajo, las oportunidades de crecimiento dentro de la empresa, la relación con los compañeros y también, buscamos que nuestra seguridad psicológica no corra peligro. Este nuevo término engloba las necesidades que tenemos que tener cubiertas para poder trabajar y dar pasos hacia delante, tener confianza en uno mismo y confiar en que nuestro entorno nos apoyará en el camino. Cada persona tendrá diferentes necesidades de seguridad dependiendo de su personalidad, algunos necesitarán reconocimiento, otros apoyo por parte de los manager, otros seguridad de que su puesto de trabajo no correrá peligro si no se llega a conseguir un objetivo significativo, etc.

Los planes de motivación interna y wellness corporativo ayudan a estabilizar nuestro bienestar dentro de la empresa pero no debemos de dejar nunca de lado nuestra salud mental. Sentirse juzgado, no estar a gusto con tu equipo de trabajo o no encontrar estabilidad son las razones de más peso que nos pueden llevar a querer cambiar de puesto de trabajo.  

Muchas grandes empresas se han dado cuenta de que darles seguridad psicológica a sus empleados les ayuda a retener el talento y a mejorar su imagen. Un ejemplo de cómo grandes corporaciones se interesan cada vez más por los sentimientos de sus trabajadores es el Proyecto Aristóteles. Llevado a cabo por Google, les ayudó a encontrar las claves para mantener un equipo de alto rendimiento, fomentar la productividad y mejorar el engagement de sus empleados. El primer punto de la lista de claves para conseguirlo se centra en fomentar la seguridad psicológica, creando una atmósfera en la que el empleado se sitúe en un entorno competitivo no amenazante, es decir, que perciba la competencia con sus compañeros alentadora y no como fuente de estrés o amenaza. Que el trabajador se sienta seguro en su entorno le ayudará a decidir asumir riesgos sin sentir inseguridad o avergonzarse de seguir un determinado camino. Igualmente fomentará la confianza entre compañeros y favorecerá la creación de alianzas clave para marcarse objetivos nuevos.

Se puede crear un entorno seguro cambiando de enfoque algunas costumbres que tenemos en nuestro día a día y además, se puede llevar a cabo en todas las direcciones fomentando la comunicación entre compañeros de diferentes niveles de responsabilidad. Aquí tenemos algunos ejemplos de acciones que se pueden implantar de forma sencilla:

  • A la hora de enfocar una situación de conflicto, mejoraremos la comunicación con la persona afectada si asumimos una postura de colaboración intentando llegar a la solución en lugar de centrarnos en las causas del problema.

  • Haciendo reuniones pequeñas, más íntimas y de tú a tú en las que la persona se sienta segura para expresar sus preocupaciones y buscar los diseños.  

  • Investigar si existen casos de mobbing, los cuales se refieren a casos de bullying en el ambiente laboral.

  • Buscar siempre feedback, así podremos darnos cuenta de percepciones que hayan cambiado en el equipo y buscar alternativas a procesos son consecuencias negativas.

  • Para reducir la inseguridad a la hora de tomar riesgos, es importante tener planes de contingencia que den un respaldo de seguridad.

  • Cambiar las críticas (aunque sean constructivas) por planteamientos de preguntas que nos lleven a razonar y a encontrar nuevos caminos por los que seguir.

Si cambiamos de enfoque algunas rutinas y fomentamos una atmósfera de seguridad y comunicación abierta entre todos los niveles, lograremos aumentar el incentivo más valioso para las empresas, una seguridad psicológica que permita a los equipos avanzar más rápidamente y con más seguridad. Para conseguir estos cambios, se pueden implantar estrategias de comunicación interna adaptadas a las características de cada departamento complementarias o incluidas dentro de estrategias de motivación de equipos.

Hacer que los trabajadores se sientan en una ambiente seguro es asegurar el futuro de la empresa.

www.evoluzionagroup.com