Campañas LGTBIQ: El poder de las palabras

 
Campañas LGTBIQ El poder de las palabras.jpg

Por Marita Zambrana

El 28 de junio se celebra el día mundial del Orgullo LGTBIQ, siendo este 2019 que se cumplen 50 años desde los disturbios en Stonewall que marcaron el inicio de este movimiento. Esta semana, el mundo se pinta colores reivindicando la visibilidad, libertad y diversidad.

La visibilización de distintos colectivos han cobrado mucha fuerza los últimos años, al igual que con el movimiento feminista, es una ocasión perfecta para las marcas o entidades destacar entre otras marcas y generar notoriedad. En un post anterior 8 de Marzo Feminismo y Marketing se plantea la trascendencia de que las marcas apoyen y se sumen a este movimiento, en este post lanzamos una cuestión similar ¿qué consecuencia tiene para las marcas, sumarse a campañas que tienen una carga ideológica?

Las consecuencias dependerán de la manera en que se articulen los mensajes, si se quiere que esta sea positiva de cara al público objetivo, se deberá tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Que vaya en línea a los valores de la empresa

  • Que sea un discurso creíble y coherente

  • Que no banalice el mensaje principal

  • Que se toque el tema con sensibilidad 

  • Utilizar el lenguaje correcto y apropiado

Cuando se decide como marca o entidad adherirse a un movimiento en este caso una campaña que apoye al colectivo LGTBIQ, es importante saber que habrá mucha gente a favor pero otra tanta en contra, un mínimo error puede desatar consecuencias muy negativas para la marca. Es imprescindible tener mucha sensibilidad con el tema, estar bien informado e ir siempre de la mano de la creatividad.

Hemos elegido 5 campañas LGTBIQ que ejemplifican esto, utilizan mensajes potentes, manejados con mucha sensibilidad y apelan a distintas emociones.

“El Síndrome del pero” lanzada el 2019 por la Federación Española LGTB (FELGTB), una campaña brillante que a través de argumentos busca combatir los discursos de odio en contra el colectivo LGTBIQ.

“Romeo y Julio” una campaña de Uber lanzada este año, tiene un giro inesperado con un mensaje final que genera mucha simpatía.

“Esa Coca es una Fanta” una campaña de Coca Cola Brasil del 2018, donde reivindica el uso de la frase esa Coca es una Fanta utilizada peyorativamente para referirse a una persona homosexual.

“Love has No Labels” es una campaña de Ad Council de Estados Unidos, lanzada el  2017. Utiliza la famosa Kiss Cam de un partido de Football Americano, que busca la visibilización de la diversidad.

“Painted with love” una campaña de Mercedes Benz lanzada el  2017, que cuenta diferentes historias de personas del colectivo LGTBI, que inspiran a una artista a compartir estas historia a través del arte y el color.

Los ejemplos anteriores son una muestra de cómo los mensajes manejados con sensibilidad permiten crear una conexión emocional con el mensaje y por consecuencia con la marca.